El sistema electoral sueco

Última actualización: 18 9 2018

Este material procede del libro Acerca de Suecia.

El fundamento de una sociedad democrática es poder elegir nuestros representantes en elecciones generales. Las elecciones son importantes porque es sobre todo a través de ellas que los habitanes pueden influir en la política que se lleva a cabo.

Elecciones y participación

Cuando mucha gente vota en las elecciones, significa que muchas personas confían en los políticos y en el sistema democrático. Para que el Parlamento, las regiones/diputaciones provinciales y los concejos municipales puedan considerarse representativos del pueblo en su conjunto, hace falta una participación alta en las elecciones generales de quienes tienen derecho al voto. En Suecia casi el 86% de la población votó en las elecciones parlamentarias de 2014. En las elecciones a las administraciones provinciales/regiones y los municipios la participación fue un poco menor. Cuando usted vota, aumenta la posibilidad de que alguien con ideas similares a las suyas participe de las deciones de la sociedad.

Hay grandes diferencias en los niveles de participación entre diferentes grupos sociales. Personas con ingresos y formación bajos votan menos frecuentemente que las que tienen rentas altas y educación superior, y los jóvenes votan en menor medida que los mayores. La participación también es menor entre las personas nacidas en el extranjero. A menudo el interés de votar aumenta con el tiempo que una persona lleva residiendo en Suecia.

Elecciones generales

Hay cuatro tipos de elecciones generales:

  • Al Parlamento
  • A la Diputación Provincial/Consejo Regional
  • Al Consejo Municipal
  • Al Parlamento Europeo

Los electores votan a un partido y al mismo tiempo pueden marcar una de las personas (candidatos) de la lista electoral (voto personal). Por supuesto es posible votar a diferentes partidos en las distintas elecciones.

El sistema electoral de Suecia es proporcional, es decir los partidos obtienen escaños en proporción al número de votos que han conseguido.

Las elecciones generales al Parlamento, la Diputación Provincial y el Concejo Municipal se realizan cada cuatro años en el mes de setiembre. Estas tres elecciones se celebran el mismo día. Las elecciones al Parlamento Europeo se celebran cada cinco años, generalmente en junio.

Referéndum

Un referéndum ofrece a los políticos del nivel nacional, regional o local una oportunidad de saber qué piensan los ciudadanos en una cuestión política específica. En Suecia hay dos tipos de referendos nacionales: un referéndum consultivo, o un referéndum sobre una cuestión relacionada con una ley fundamental. Un referéndum consultivo no es vinculante, es decir, los políticos pueden tomar una decisión contraria al resultado del referéndum. Un referéndum sobre una ley fundamental se celebra al mismo tiempo que las elecciones al Parlamento y siempre es vinculante. Sin embargo, este tipo de referéndum nunca se ha celebrado en Suecia.

El último referendum nacional en Suecia se celebró en 2003. Entonces se votó sobre cambiar o no la corona sueca por el Euro. El pueblo sueco votó en contra del cambio. A nivel local se realizan referendums todos los años en uno o varios municipios. Se debe realizar un referendum consultivo sobre un tema si por lo menos 10% de las personas con derecho a voto, lo solicita (se llama iniciativa popular). El referendum no se realiza si dos terceras partes de los miembros del concejo municipal/provincial/regional se oponen a la propuesta.

Derecho al voto

Tiene derecho a votar en las elecciones parlamentarias si usted es ciudadano sueco mayor de 18 años.

Tiene derecho a votar al Parlamento Europeo si es mayor de 18 años y ciudadano de un país de la UE.

Usted tiene derecho a votar en las elecciones municipales y provinciales si es mayor de 18 años y ha estado registrado en Suecia como mínimo 3 años, es decir, no hace falta ser ciudadano sueco para votar en las elecciones municipales y provinciales/regionales.

Antes de las elecciones, la Junta Electoral Central envía tarjetas censales a todos los que tienen derecho avotar. La tarjeta censal se envía a la dirección donde está empadronado. Debe llevar su documento de identidad consigo para votar.

Si tiene derecho a votar también puede presentarse a las elecciones. Eso significa que puede ser elegido como diputado al Parlamento, la Diputación Provincial o el Consejo Municipal.

Cuando vota, usted decide a qué partido quiere dar su apoyo. También puede marcar la casilla al lado de la persona que prefiere votar, en lo que se denomina un voto personal.

En Suecia el voto es secreto. Quiere decir que usted no necesita decir a qué partido ha votado. Quienes trabajan en las elecciones y reciben su voto no pueden llegar a saber a qué partido ha votado usted.

Foto: Marcus Lundstedt, Johnér

Límite parlamentario

Para que un partido consiga representación en el Parlamento debe recibir por lo menos el 4% de los votos en todo el país o 12% de los votos en una circunscripción electoral. Para que un partido entre en la Diputación Provincial o Regional, debe contar con el 3% de los votos. Para las elecciones al Parlamento Europeo se aplica el mismo límite que para las del Parlamento nacional, o sea, 4%. En la elección para el Concejo municipal se aplicará un límite a los partidos pequeños a partir de las elecciones de 2018. El límite será de dos o tres por ciento dependiendo de la cantidad de circunscripciones electorales que haya en el municipio.

Hay muchos partidos en Suecia que no tienen diputados en el Parlamento pero sí representación en consejos municipales y diputaciones provinciales/regionales.