Si tienes una discapacidad o te encuentras enfermo o lesionado

Última actualización: 27 3 2018

A la disminución de las capacidades funcionales que te afectan física o mentalmente se les llama discapacidades. Ello puede hacer que necesites recursos técnicos o apoyo para manejarte en el día a día o trabajar.

Te ofrecemos aquí algunos ejemplos de situaciones que pueden afectar a tu capacidad para trabajar o estudiar.

  • Si tienes problemas de visión. Por ejemplo, te cuesta trabajo reconocer desde lejos a las personas o leer textos de pequeño tamaño.
  • Si tienes problemas de oído. Por ejemplo, te resulta difícil escuchar las conversaciones u oyes ruidos molestos.
  • Si te sientes mal. Por ejemplo, sufres de estrés, abatimiento psicológico, insomnio, dificultades de concentración y memoria o problemas de aprendizaje.
  • Si padeces dolores físicos. Por ejemplo, te cuesta sentarte, estar de pie, andar o hacer uso de brazos y manos.
  • Si tienes problemas familiares. Por ejemplo, parientes con adicciones o enfermedades o vives en una situación de violencia doméstica.

Apoyo para participar en actividades de Arbetsförmedlingen

Si buscas trabajo es importante que puedas asistir a actividades que te faciliten conseguir uno. Por ese motivo, en caso de tener una discapacidad, es aconsejable que informes de ello cuanto antes a Arbetsförmedlingen.

Las personas con una capacidad laboral reducida pueden beneficiarse de ayuda para la adaptación del lugar de trabajo, de las tareas a desempeñar o del entorno laboral. Esta adaptación implica modificar elementos en el lugar de trabajo o en las tareas a desarrollar para disponer de las mismas oportunidades que los demás a la hora de participar en las actividades y en el trabajo.

Arbetsförmedlingen examinará en colaboración contigo el apoyo y la adaptación que puedas precisar. En este organismo trabajan expertos sobre distintas discapacidades y tipos de apoyo disponibles que planificarán junto contigo la forma de participar en las actividades en función de tus capacidades.

Apoyo económico

Si tienes una discapacidad podrás beneficiarte de apoyo económico de la Agencia Sueca de Seguro Social. Podrás percibir una suma si, por ejemplo:

  • necesitas de asistencia personal para manejarte en el día a día
  • no puedes trabajar
  • precisas de recursos técnicos para trabajar
  • deseas prolongar tu escolarización
  • necesitas un vehículo adaptado