Economía doméstica

Última actualización: 3 5 2019

Tu economía doméstica viene determinada por los ingresos y gastos de tu unidad familiar. Para una economía doméstica adecuadas debes buscar un equilibrio entre el dinero que ingresas y el que gastas cada mes.

A fin de mantener bajo control tu economía puede ser recomendable elaborar un sencillo presupuesto. Reúne y anota tus ingresos y gastos y usa dicha información en la planificación del presupuesto para el mes siguiente. Eso te permitirá hacerte una idea de lo que cuestan las distintas cosas y cuánto puedes comprar.

Los gastos dentro del presupuesto variarán según la unidad familiar. La Dirección Sueca de Protección de los Consumidores realiza cada año un cálculo del coste razonable de un buen número de los gastos habituales en los hogares. Puedes servirte de estas cifras como punto de partida para elaborar tu propio presupuesto. En el sitio web Hallå Konsument hallarás también un cálculo presupuestario que puede ayudarte en la estimación de tu presupuesto doméstico.

Si no logras cuadrar tu presupuesto deberás comprobar si eres capaz de recortar algún gasto. A veces, eligiendo alternativas más baratas podrás reducir costes. En otras ocasiones se puede ahorrar dinero al escoger una opción de alta calidad con una mayor durabilidad.

Ten precaución en las compras a plazos y en la suscripción de créditos rápidos para adquirir cosas. Plantéate en su lugar la posibilidad de ahorrar dinero a tal fin. Los créditos rápidos y las compras a plazos suelen conllevar intereses y comisiones que encarecen considerablemente la compra.