Atención odontológica

Última actualización: 19 9 2018

Este material procede del libro Acerca de Suecia.

En Suecia existe odontología pública y privada. La odontología pública es gestionada por la administración provincial o regional y se denomina Asistencia dental popular. Hay muchos dentistas con consulta privada en Suecia.

Las reglas que determinan la suma a pagar dependen de diversos factores, entre otros, su lugar de residencia y el dentista que escoja.

En Suecia, la atención odontológica es gratuita por lo menos hasta el año en que cumple 21 años, tanto en el Servicio Público de Odontología como en los dentistas privados. En distintas partes del país hay diferentes edades máximas para la atención odontológica gratuita.

A los niños y los jóvenes se les cita al dentista para su revisión, tratamiento y cuidados preventivos. Por su parte, los adultos deben ponerse en contacto con el dentista por su cuenta.

Apoyo a la asistencia dental

Todos los residentes en Suecia tienen derecho a un apoyo a la asistencia dental a partir del año en que cumplen los 23. Dicho apoyo consiste en una subvención (dinero) para pagar al dentista, y en una garantía de coste máximo.

La subvención odontológica asciende a 600 coronas anuales para las personas de 23 a 29 años y los mayores de 65. Si tiene entre 30 y 64 años será de 300 coronas al año. Puede transferir su subvención dental de un año a otro.

La garantía de coste máximo significa que solo tendrá que pagar una parte del coste usted, mientras que el resto lo abonará la Agencia Sueca de Seguro Social.

Esta garantía tiene una validez de doce meses. Implica un descuento si la atención dental le cuesta más de 3.000 coronas. En ese caso pagará solo la mitad. Si su tratamiento asciende a más de 15.000 coronas, deberá desembolsar únicamente el 15% del coste.

Atención odontológica con cuota fija

La atención dental popular le ofrece atención odontológica por un precio fijo, en lo que se conoce como atención odontológica con cuota fija. Pagará una cuota fija cada mes, y no deberá pagar nada cuando vaya al dentista. Para que se lo concedan, deberá firmar un contrato, y pasar por un examen para que el dentista pueda determinar el precio de su cuota fija.