Economía

Última actualización: 27 11 2018

El término «economía» proviene del griego «oikonomos» y significa administración del hogar. Hace referencia a la planificación de recursos para preservarlos dentro de los límites deseados. En este caso, el concepto «recurso» se aplica a dinero, objetos y otros activos.

La economía cotidiana se basa en un equilibrio entre ingresos y gastos. Entre los ingresos se cuentan, por ejemplo, el sueldo y las subvenciones. Los gastos son, por ejemplo, facturas y dinero para comprar comida, ropa y calzado.

Como a veces pueden ocurrir imprevistos, es aconsejable tener algo de dinero ahorrado, un «colchón», al que puedas acceder rápidamente en caso de necesidad. De lo contrario, probablemente resultará difícil hacer frente a expensas inesperadas.

Una forma de planificar la economía cotidiana es elaborando un sencillo presupuesto, que te permite reunir en un mismo lugar información sobre los ingresos y gastos previstos, ofreciéndote así una vista de conjunto de tu situación económica.

Hay un buen número de elementos que pueden perjudicar tu economía cotidiana, entre otros, un coste excesivo en alimentación, automóviles o ropa. También las cuentas, suscripciones, créditos y seguros de alto coste pueden dificultar las finanzas domésticas.